Blogia
Mujer on constant sorrow

Muss es sein? Es muss sein!

Muss es sein? Es muss sein! Después de muchas horas de viaje he vuelto hoy a mi casa desde La Palma. ¿Cuántos kilómetros he hecho? Unos 4000, creo. El caso es que no estoy demasiado cansada a pesar del largo viaje que me ha llevado, después de muchos años, de nuevo al aeropuerto de Frankfurt.

Fue hace 17 años. Mis padres me propusieron ir a pasar unas semanas a Alemania, a Munich, y yo acepté encantada. Fue mi primer viaje al extranjero y en él me contagié de dos virus de los que todavía no he podido curarme (y tal vez no lo haga ya nunca): la aventura de viajar y la cultura alemana. Recuerdo como si fueses ayer la ilusión con la que cogí sola aquel avión de la compañía LTU que debía llevarme a Frankfurt y de ahí a Munich. Sola. Eso era lo más gustaba de todo. En Munich me esperaba mi tía Mavi, en realidad prima de mi madre, medio alemana y casada con un bávaro de pura cepa, el bueno de Fritz.

Recuerdo cómo me llamaron la atención aquel aeropuerto tan grande y esos largos pasillos con cintas transportadoras que recorrí en compañía de una azafata, con la que intercambié mis primeras palabras en alemán, las mismas que había aprendido con la prima de mi madre en sus vacaciones en España. Recuerdo las tardes de septiembre (ella siempre venía en septiembre), en aquella playa del sur ya vacía de turistas, oyendo sus historias sobre Munich, Baviera, Austria, el norte de Italia y lugares lejanos como Sri Lanka, a los que iba de vacaciones. Yo quería ver todo eso. Todo eso y mucho más.

Durante esa mi primera estancia en Alemania me enamoré de la ciudad en la que hoy vivo y supe que tenía que volver. La idea se me fijó en la mente y me trajo de vuelta, pasados muchos años, en varias ocasiones, hasta que terminé quedándome.

Hoy he hecho un largo viaje y he tenido mucho tiempo para pensar. He pensado en la aventura de viajar. En cómo me sigue ilusionando como a aquella "mafaldita" (así me llamaba mi padre, háganse una idea) de 11 años, a pesar de los muchos viajes y de las responsabilidades adquiridas. Y recordando la ilusión con la que viví aquel mi primer viaje al extranjero he sido consciente de que esto ya no es el extranjero. Es mi ciudad, mi casa, y lo es realidad desde hace mucho tiempo, porque es la ciudad que yo he elegí en aquel viaje hace muchos años. A veces incluso me pregunto si no fue ella la que me eligió a mí... 

"Muss es sein? Es muss sein!" ("¿Debe ser? ¡Tiene que ser!")

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

sorcam de haralham -

bueno bueno, si yo os creo, que preferís penar por ese tiempo de mierda, antes que estar bajo el solo y los cocoteros -odio el coco-, pero ¿queréis decir ALGO de ese ALGO? por favoooor!? si no todo queda muy bonito y muy viajero pero no sabe uno a QUÉ atenerse, eh?

que hay en munich que no haya en otra parte: bares, gentes, arbolitos, arcoiris, politicos, droga, mujeres, gnomos? o más que qué hay, CÓMO lo hay? porque haber hay casi lo mismo en cualquier parte, ya lo dijo Krahe..

saludos.

uno que viaja poco y le gustaría viajar más.

ROTTEN MAYER -

No , querido Nacho , nunca llegó a ir , aunque sin duda lo planeó . Le asustaban los fundamentalistas y por aquello que te contaba de su idiosincrasia los apreciaba más de lejos así que a última hora prefirió irse a Nueva York. Ya sabes , el mundo libre , civilizado...y seguro

Nacho -

Bueno, yo no he estado allí, pero lo de Berlín es una opinión. Una vez conocí a una persona que estuvo en las pirámides de Keops y luego aseguró que no había sentido nada (otra opinión, je je). Según mi fuente (que no es otra que la guía del País Aguilar), es Munich la ciudad a la que hace referencia Ernestito, así que no me pongas esas interrogaciones insidiosas jaja, (a veces me sale el lado polemista). Yo no suelo dar escopetazos.

Amigo Rotten,(sin interrogaciones) tienes unas amistades de lo más extráñas. Seguramnete tambié fue a Egipto y tampoco sintió nada jajaja.

ROTTEN MAYER -

Yo tenía un amigo que nunca estaba feliz en ninguna parte hasta que dejaba de estar en esa parte. Siempre estaba viajando y sus únicos momentos buenos eran durante el primer mes de estar donde fuera que habia huido . Era entonces cuando , con extraña alegría , recordaba lo bonita que era la ciudad de mierda donde había pasado todo el año anterior.Y era igual con todo , oye . Me escribía unas postales preciosas desde cualquier parte del mundo donde le hubiera llevado su particular idiosincrasia . Finalmente arreglábamos un encuentro y se iba todo a la mierda . Era incapaz de tolerar el mínimo detalle de mi carácter y casi no me dirigía la palabra en todo el viaje. Pero era llegar yo de vuelta a mi casa y ahí tenía ya una postal suya llena de melancolía y cantos a la amistad más pura . Conclusión : Era capaz de valorar cualquier cosa siempre y cuando ésta estuviera lejos . La distancia con la cosa , el lugar era la clave . Lamentablemente hubo un lugar, una cosa en su vida de la que nunca pudo huir ni distanciarse.....

Juan -


Berlín es lo peor. No se lo recomiendo a nadie. Es que eso de forzar que sea la capital de Alemania como que no ha cuajado mucho.

Respecto a lo de Hemingway..., yo creía que lo dijo de los Alpes. Por lo de que él escribió "Gebirgsydill" en un pueblo perdido de Südtirol.

Saludos amigo(???) Nacho

No vayáis a Berlín!

Hasta Málaga está mejor, Paulita...

;-)

(a ver la que me cae)

Paulinchen -

Juanito...esta Munich de nuestras entretelas. La verdad es que sí que tiene algo y somos muchos los que estamos enganchados. Si no, cómo se explica que pudiendo vivir bajo el sol y el cocotero, penemos con este tiempo de mierda. Por algo será ¿no? Pero cuando hace sol..¡Ay cuando hace sol!

Nachete, te ha salido la vena dura ¿eh? Recuérdame que te enseñe Berlín, la Selva Negra, la región de Franken, la costa norte y tantos rincones... Empezamos por Berlín ¿vale?

Nacho -

Amigo Juan, mide tus palabras, que ya lo decía Hemingway: "Munich es lo único que vale la pena de Alemania. Lo demás es un asco". ¡¡Sin duda te habría dado un escopetazo por llamarlo "mierda"!!

Juan -

El fenómeno Múnich:

Vives en ella y te parece la mayor mierda (el tiempo y demás). Joder, pero es salir fuera y sólo deseas regresar.

La verdad que este pueblo grande tiene algo.

Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres