Blogia
Mujer on constant sorrow

El apartamento (II)

Este blog nació mientras se desarrollaba mi mudanza del Colegio Español de Munich a mi apartamento en Neuhausen. Quería que fuese un lugar donde descargar las tensiones que se me iban acumulando entre cajas, muebles y ese largo etcétera de cosas que implica cambiar de residencia. Pero la verdad es que desde que estoy instalada no he vuelto hablar del tema y, sobre todo, no os he presentado mi querido apartamento.

"No te equivoques, no es una casa, es una cárcel", sabia frase de mi amigo José Luis, que dejó el Colegio antes que yo y sabe de lo que habla (¡no sabes la de veces que se me viene a la cabeza esta frase!, José Luis). Efectivamente muchas veces la he sentido así, sobre todo al principio, cuando aún estaba todo por hacer y todavía algunas veces, cuando lo tengo todo patas arriba, cuando entre viaje y viaje no tengo tiempo ni de pasar la aspiradora o cuando decido emprender alguna actividad de bricolaje casero. Pero aunque a veces una se frustra y lo mandaría todo al cuerno, lo cierto es que yo cada día me siento más capaz de solucionar todos los imprevistos que me van surgiendo (que son muchos más de los uno se imagina y, como su nombre indica, siempre vienen sin avisar y además en el peor momento) o, si no de solucionarlos, al menos me enfrento a ellos con más tranquilidad.

Aún me quedan cosas por organizar (con una casa no se acaba nunca) y no puedo negar que en ocasiones echo de menos el bullicio del Colegio, pero creo que puedo decir que he encontrado mi rinconcito y que aquí me siento en casa. Sois todos bienvenidos.

P.D.: Por cierto, para los que estuvieran sufriendo con el tema de mis cables, el experimento ha funcionado. Ahora soy una mujer más feliz y preparada para la vida moderna :)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres